.

.
Báñate en mis ojos que se joda el mar.

jueves, 16 de febrero de 2012

Adicción.

¿Alguna vez te has sentido tan enganchado a alguien, que te ha llegado a producir adicción? ¿Igual que si fuera alcohol o drogas? Llegar al extremo de no saber ni porque estás tan enganchado ni que fue lo que te llevó a eso... no saber si realmente estás enamorado u obsesionado. Yo me enganche a una persona... yo que siempre me he opuesto a los vicios como el tabaco, las drogas o el café, y al final resulta que he vivido en primera persona lo que es ser un adicto. He sentido esa necesidad de querer más y más y no poder acostumbrarte a lo que te da porque sigues queriendo más.. He experimentado la sensación de quedar totalmente satisfecho un día y pensar que has tenido suficiente para meses y despertar al día siguiente y darte cuenta que vuelves a tener ansias de él... He sentido esa desesperación por no tener mi dosis y al no tenerla volverme realmente loca e intentar buscar en cualquier otra parte algo que me saciara al menos la mitad, y volverme aún más desquiciada cuando no lo encontraba.. es entonces cuando intentas convencerte de que no es sano, que ya no estás en tu sano juicio y decides dejarlo, pero no puedes, vuelve a ti y piensas: bueno por una última vez no importa...y vuelves a caer, vuelves a saciarte y vuelves a querer más y más y vuelves a no tenerlo y vuelves a volverte loca y vuelves a intentar dejarlo y vuelve a tentarte....y así sigue el círculo vicioso. 
Dicen que la mejor manera para acabar con una tentación es caer en ella, pero esa es la solución más fácil, lo realmente difícil es enfrentarse a ella, porque lo que sientes cuando te has saciado es tan sumamente fuerte y gratificante que eso vale más que todo el resto, y es ahí cuando vienen los problemas, cuando tu adicción es más fuerte que tú, tanto que cambias hasta el orden de tu vida: primero él y luego tú. Empiezas a engañarte a ti misma y hasta crees que te has enamorado, que no es una adicción sino que es como la fuerza de la gravedad y que te atrae a él sin remedio y sin poder resistirte...pero no, porque no es sano, no es el "sendero natural" porque empiezas a mentir, decir que vas a un sitio y vas a otro, saltarte clases, darlo todo por estar con él sin darte cuenta que él no mueve ni un solo dedo por ti, simplemente porque quieres tu dosis, arrastrarte, rogar, hacerte daño, soportar cosas que no deberías únicamente por tu dosis, incluso aguantar que no confíe en ti y que piense lo peor de ti.. y hasta hacerte pensar a ti misma lo peor de ti! Te ciega, piensas que es perfecto y tú eres la que siempre comete los errores, querer cambiar lo que eres por y para él... y no te das cuenta que alguien te ha de querer por lo que eres y ya está.
Ahora, creo que estoy superándolo, después de muchísimos errores, después de llantos y llantos, de largas noches de insomnio, de desesperación, de agonía... he comprobado lo que es la abstinencia, el tener mono, me he sentido totalmente drogodependiente. Ahora he aprendido que debo estar con alguien con quien la relación sea sana, donde el dar y recibir tenga el mismo sentido para ambos y con alguien que me acepte tal y como soy. 
Pero sobretodo he aprendido que no debemos dejar que una persona nos controle de semejante manera porque cuando se tiene una adicción se pierde una de las cosas más maravillosas que tiene la vida: la libertad de elegir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada